El 15M Munich contra el olvido y la impunidad del Franquismo en España

Por Manuel Villarejo / 15M_Munich

Vivir en los tiempos más convulsos de la historia reciente en España debió de ser una verdadera tragedia y desolación para muchos, así como un triunfo y satisfacción para otros. Sucede en las guerras: al final de la batalla quedan los vencedores, que son los que finalmente ostentan el poder, escribiendo la historia a su antojo; y los vencidos, que además de llevarse la humillación de perder, se verán obligados a refugiarse en otros países o no tener más remedio que sucumbir a las normas del poder establecido por las fuerzas vencedoras.

Pero ¿fue la guerra civil española una excepción? Evidentemente no, y por tanto los que escribieron la historia oficial fueron, cómo no, los militares sublevados encabezados por un fiel admirador de Mussolini, el general Franco, de escasa cultura y formación pero de ambición y odio a la clase obrera sin límites. Consiguió organizar un golpe de Estado contra el gobierno legítimo de la II República, y tras ganar la guerra, adjudicarse todos los poderes del Estado, autoproclamarse “caudillo de España por la gracia de Dios” y “Generalísimo de todos los ejércitos”. Franco, ultra católico de misa y comunión diaria, se encargó concienzudamente de empañar de tinieblas los cuarenta años posteriores en la historia española.

Años de hambre en la posguerra y cartilla de racionamiento. Lustros de represión brutal contra los intelectuales, persecución a los que se posicionaron en contra del régimen o la iglesia, porque según la idea del régimen, todo lo que no era franquista era rojo, y por tanto había que perseguirlo. Implacables guardias civiles de capa, fusil y tricornio de charol, a los que Federico García Lorca escribió en sus poemas, costándole el fusilamiento.

Represalias indiscriminadas, inspecciones en las casas en búsqueda de los escondidos o topos, que huían de una muerte segura. Cárceles pobladas de presos de conciencia y homosexuales, muchos de los cuales acababan en paredones de fusilamiento y enterrados en fosas comunes. Humillación pública de mujeres prisioneras que raparon y obligaron a barrer las calles. Censura extrema en la prensa, libros y en el cine. Además de los interrogatorios y métodos de tortura de la edad media, como el infame garrote vil, que duró hasta los últimos coletazos de la dictadura.

Época de miedo, de organización en la clandestinidad y escuchas de Radio Pirenaica con el volumen mínimo para no levantar sospechas. Una educación clerical bajo las soflamas de ¨La letra, con sangre entra¨ y obligación de cantar el cara al sol. Niños que nacían e inmediatamente fueron robados de los brazos de las madres solteras que consideraban “pecadoras” y eran entregados a familias de bien. Simbología e ideario propio de un régimen totalitario, fascista, nacionalcatólico, tradicionalista y casposo, profundamente homófobo, xenófobo y reaccionario. En definitiva, un periodo dictatorial deleznable que sumió a la sociedad española en un profundo atraso, de cuyas consecuencias aún no nos hemos recuperado.

La historia oficial aceptada por un amplio sector de la población ha hablado de lucha fratricida, de régimen autoritario en lugar de dictadura, de fuego cruzado entre los bandos que ejemplifican “las dos Españas”. Un ideario creado a base de una repetición de falacias con el único objetivo de silenciar el horror y mantener la impunidad intacta a los que fueron partícipes del fascismo español.

Los altos cargos del franquismo consiguieron blindarse ante la justicia cuando en 1977 firmaron la Ley de Amnistía, que impide juzgar delitos pertenecientes a la dictadura y ser tratados como crimenes de lesa humanidad. Este hecho impide que se lleven a cabo procesos judiciales que hagan rendir cuentas a los culpables y justicia con las víctimas. Muy diferente a lo que ocurre en paises como Argentina, en la que el dictador Videla y sus colaboradores fueron juzgados y encarcelados. En Chile, con los procesos contra la dictadura de Pinochet. En Alemania, juicios de Nüremberg y posterior persecución aún vigente de nazis que quedan vivos.

En la asamblea 15 M de Múnich, ciudad conservadora y tradicional por antonomasia, a veces nos sentimos ínfimos, como un grano de arena en el desierto del Sáhara. Aislados, como los maquis perseguidos en las serranías de la España franquista. Pero eso no nos detiene para estar siempre en favor de los desprotegidos, apoyando las luchas sociales y emancipatorias, defendiendo la dignidad de las mujeres y hombres que sufrieron las feroces garras del fascismo.

No aceptamos la amnesia como solución a los problemas. Queremos que se haga memoria, queremos justicia.

Evento en Facebook:

https://www.facebook.com/events/1508441302773235/?notif_t=plan_user_joined

Para encontrar Kantina Libre, mirar Flyer o pinchar aquí.

Os esperamos!

PRMH

Anuncios
Etiquetado ,

Un pensamiento en “El 15M Munich contra el olvido y la impunidad del Franquismo en España

  1. […] interés histórico y humano en la capital bávara. El colectivo 15M-Múnich ha organizado un acto sobre Memoria Histórica española titulado “Contra el olvido y la impunidad del Franquismo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: